buscar este blog

lunes, 4 de abril de 2011

Rafa Nadal

     No hace ni 24 horas que Nadal ha perdido otra final, una más en lo que va de año. No parece nada importante si no fuera porque la ha perdido con el mismo jugador. Esto tiene dos lecturas: una; que es posible que ya no sea el mejor jugador,  o por lo menos el más luchador, y dos; que su ciclo, ese que llevan vaticinando sus detractores, parece cada vez más cerca, no porque él este bajando el rendimiento, no, en esto sigue estando en lo más alto; quitando a este jugador que mencionamos, al resto los tiene a raya y cada vez más alejados, Federer incluido; si no, me refiero a que ahora, esta vez, si parece haber un sustituto. En anteriores ocasiones, o bien cuando perdía, o bien cuando se retiraba por lesión; los sabios del tenis le auguraban un final inminente, pero no encontraban alguien a quien pasarle el testigo, y por eso al tiempo, corto tiempo dicho sea de paso, tenían que rectificar y volver a asombrarse por este portento del tenis y rendirse ante un nuevo titulo, un nuevo Slam, un nuevo record, un nuevo mordisco. Esta vez seguramente ocurra lo mismo y volvamos a verle, no tardando mucho, rebozarse en arcilla, tirando las muñequeras al publico, desafiando puño en alto a su rival al grito de ¡Vamos!, sumando otra estrella en su raquetero, dando un trofeo de subcampeón al enemigo; seguramente, como digo, lo veamos otra vez, pero hoy las sensaciones son otras. Se sabia que había jugadores más técnicos, con mejor saque, más jóvenes, incluso más veteranos; pero lo que no existía, hasta ahora, eran jugadores más fuertes, luchadores y con mentalidad de acero. Ayer hizo asomo un posible candidato con estas características para ser el sustituto, pero como decía una película, "Para ganarme hay que luchar a muerte, darlo todo, tener valor de enfrentarse a mi; y para eso hay que estar dispuesto a perderlo todo". No se si le arrebatara el Nº1, no se si le volverá a ganar,  pero lo que sí tengo claro es que Nadal no ha dicho su ultima palabra, no ha dado su ultimo golpe. Este duelo no ha hecho nada más que comenzar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario