buscar este blog

domingo, 19 de junio de 2011

Krusty replicando

     Como dice él, con todo mi respeto.....



....horas más tarde......

Se Busca por alteración del orden publico.


jueves, 16 de junio de 2011

ÁGORA (Campamento Krusty)

     Vaya por adelantado que a mi, cualquier tipo de manifestación global, me acelera, me activa e incluso me llega a emocionar. Me refiero a toda clase de reunión masiva con un mismo objetivo, y en ocasiones aunque este sea destructivo. Sí, no lo entiendo, pero cuando muchas personas se reunen, se llegan a juntar y hasta entender con un mismo clamor, me llega hondo; más en un marco social de individualismo, separatismo e indiferencia al que pertenecemos.
     Voy a poner algún ejemplo para dejar constancia de a qué me refiero: Un estadio lleno cantando el himno de tu equipo; y aquí viene la incongruencia, si el himno es de otro equipo también me llena, no sé..
Una plaza llena de gente que no se conoce pero tararea al unisono el estribillo de tu grupo favorito; y aquí la rareza, si el grupo o cantante es.... Shakira, también me llega a emocionar; Un patio de un recinto con miles de soldados firmes mientras escuchan el himno de su país, también, y lo mismo, si llega a ser el himno de......Irak mismamente, pues también.
     Una vez aclarado mi "problema" emocional, pasemos a desglosar la tan meditada y esperada entrada.
    Los más despiertos seguro que ya se habrán hecho una idea de que va la critica de hoy. Sí, sobre ellos, los acampados de ágora.
    Decenas de plazas de decenas de ciudades de decenas de lugares del mundo, dispersos, que yo sepa, en tres continentes; han sido invadidas, asediadas por grupos de gente todavía, a día de hoy, sin definir; esto es: se desconoce su ideología, sea esta política o no, se ignora su clase social, su nivel cultural y tendencia religiosa si la tuvieran. Se desconoce también sus peticiones; estas farragosas, populistas, algunas bajo su ignorancia, ya en vigor; otras rozando la casi olvidada anarquía, y otras....imposibles de llevar a cabo. Ideas y peticiones solicitadas bajo un manto social de utopía que a pasado a convertirse en fruitopía.*
     No se sabe tampoco quién son, ni cuantos; por las noches a la intemperie...los de siempre, un puñado de ellos. Ni cómo se llaman: 15-M, Democracia real ya, indignados, acampados de sol. Y lo que más choca, en cualquier plaza tiene cabida cualquier reclamación, basta poner un chiringuito de cuatro palets y dos metros de lona azul y ya está. Los hay en las mismas plazas: los que reclaman por injusticias sociales totalmente desvinculadas a el movimiento original¿-?, los que protestan por desacuerdos administrativos, los que lo hacen por desavenencias políticas y los hubo incluso funcionarios que aprovechando la reunión de pastores acudieron a manifestarse allí también. Nunca tantas voces dijeron tantas nadas.*
     El resto de los que allí se reune, que no manifiesta, son los del: ¡ey! vamos mañana a sol a ver qué hay allí. Los  del vamos a sol que hay un ambiente que te cagas. Los modernitos del Facebook, Tweeter y demás redes sociales.
     Haciendo un escaneo rápido puedes ver desde el clásico antisistema, el típico rarito, el freeki de turno, el pirado informático de todos los sitios, el alternativo que no encuentra su sitio, el progre que cree que lo ha perdido, el bohemio y soñador que va a buscar viejas musas, el intelectual amater que cree aportar algo, los marginados de siempre, los vándalos de todas las manifestaciones y como no, los pijos que se niegan a no participar en algo tan sumamente mediatico con el único fin de estar "in", y poder decir al día siguiente ¡yo estuve allí!, ¡jo! que movida supermegastrong. Claro, un rato, luego se van de copas por el Madrid de los Austrias y de ahí a casa, a darse una ducha de agua calentita para quitarse la mugre de los de allí, mientras mama les hace la cenita, ¡con dos cojones! eso si es protesta antisistema, lo demás mierda. Creo que por allí se dejo ver también los Ramoncin, Segura y demás televisivos que creen tener al populacho a favor.
    
      ORÍGENES

     Seamos honestos y justos, estos innovadores no han inventado nada. Simplemente creyeron poder conseguir un nuevo giro político como el del 11-M, de ahí su similitud de 15-M. Pensaron y recordaron aquel espontáneo de verdad impulso ciudadano, con el que unos cuantos a través del móvil, llenaron la calle Génova con una simple consigna, pásalo, y en plena calle fascista y a grito limpio llamaron mentirosos a Aznar, Acebes y al ínclito Urdaci. Todo ello ocurrió, y eso sí fue emocionante, original y humano; mientras el resto de Madrid salia a la calle a manifestarse en cada plaza de barrio o localidad, paraguas en mano con una premisa clara, No querían la guerra pasada, porque temían estos muertos presentes.
     Madrid quedo vacío, sus calles llenas; unos por dolor, otros por rencor, los había por odio, la mayoría por venganza; y al otro lado, mientras todo ese movimiento ocurria, en el extrarradio de la ciudad unas cuantas familias buscaban desesperadas a sus familiares en una morgue municipal, una puta fosa común.
     El resultado fue un giro inesperado, pero deseado.

     ACTUALIDAD

     Lo de ahora nada tiene que ver con aquello, por suerte, claro. Seria frustrante que para que la sociedad se manifestara de manera honesta y contundente nos tuvieran que atentar de esa manera.
    Lo que estos boy scouts querían era probar si ellos eran capaz de superar aquella hazaña, pero con más tecnología a su favor, lo organizaron como si de un macro-botellón se tratase y cuando llegaron allí y vieron todos los que eran, dijeron: "Muy bien, y ahora qué" y empezaron a venir los del pelo rasta, pantalón paramilitar, coletita y barbita dejada y con ellos toda su infraestructura.
     Y ya se sabe cuando entra lo material se va lo espiritual, y en ese preciso momento dejo de ser un acto "curioso" de protesta, para convertirse en el Campamento Krusty, el payaso de los Simpson`s. Luego el resto: guarderías, duchas, WCs, bibliotecas, sí, sí, bibliotecas donde seguramente los había que no habían abierto un libro en su vida, hasta 1500 libros se llegaron a donar, en fin; había también cocina, sus organizados desayunos, actividades varias y como no, las populares asambleas. Las había a todas horas y de todos los gustos, las había varias a la vez, pues como he dicho antes, en Ágora se manifestaban varias ideas conjuntamente, las decisiones que se tomaban eran de película de Chaplin:  "No caigáis en la tentación del alcohol para evitar la excusa de nuestra expulsión, no os enfrentéis a la policía, ante la provocación actitud pasiva", en ocasiones lo que se decidía era algo mucho más profundo: "A las 00:00 todos los días grito sordo, esto es, manos arriba haciendo la mariposa", luego en otra asamblea se decidía levantar el campamento, asamblea más tarde se derogaba el edicto anterior. Y así durante tres semanas okupando portadas de periódicos, televisiones, espacios públicos y algunos no tanto.

     RESULTADO

     Cuándo, cómo y de qué manera han decidido irse. Y lo que es más enigmático, por qué. Muy sencillo:
 1) las clases han acabado, ya no hay por que poner excusas en casa ni en la "uni" para  no asistir a ellas.
2) Hace un calor que te pasas.
3) Nos vamos de vacas con Papa y Mama.
4) Las cuatro ongs que donaban determinados artículos han dicho basta. Se acabo el comer de patilla.
5) Estaba empezando a haber ostias, y joder, duelen.
6) El efecto indignados estaba empezando a ser indignante, aburrido y sin ningún avance.
7) Cuando se nombraban representantes, estos exigían cosas que nada tenían que ver con lo que de manera principal se venia solicitando, y se desvinculaban y vinculaban  con el movimiento a su antojo según les iba el viento.

     Resumiendo

     El movimiento más conocido como 15-M, surgió de una idea adolescente, y por lo tanto inconsciente, de juguetear con sus móviles vía Internet, y como dicen ellos "liarla parda". Como el grueso del movimiento son niñatos mal acostumbrados, mimados, sobreprotejidos, consentidos y nada sacrificados; cuando hubo el momento de dar un paso más, un definitivo paso adelante, se acojonaron y no supieron que hacer, porque no están acostumbrados a decidir por ellos mismos, a solucionarse la cosas por si solos. Se jactaron de gritar que los jóvenes tenían algo que decir, que se estaban empezando a hartar; soñaban con revoluciones de generaciones anteriores, revueltas francesas de antaño, sublevaciones sovieticas añejas, creyeron que tenían el poder, el mango de la sartén; pero ni tan siquiera sabían lo que querían, lo nada que poseian, porque esa es la juventud, una generación de gente sin ilusión, sin ideas, de camino fácil, de dibujos y series de television. De acumular titulos y carreras sin animo ni intención ninguna de correrlas. Una estirpe acostumbrada al cachondeo y al ocio semanal, que cuando dejó de entretenerles, de divertirse, cerraron el negocio, quitaron la lona azul, el cartel protesta y la margarita. Volvían a casa, un hogar del que nunca debieron salir, del que, a pesar del grito, no quieren abandonar. Afuera no son nadie, son nada.
    
     Pasaran años, y de ese conato de levantamiento del pueblo, tan solo quedara el recuerdo de la bellas y originales mariposas que hacían con las manos, esa será toda su aportación al sentimiento revolucionario, esa era toda su indignación; un grito sordo, un aplauso mudo. Como su mensaje.
   

     Como dije al principio, me emociono con las expresiones masivas de cualquier tipo. Reconozco que con esta también lo hice, pero fue al principio, ya hace mucho, mucho tiempo, tal vez demasiado; el mismo 15-M.