buscar este blog

jueves, 28 de abril de 2011

Se nos llevan a nuestros hijos

     Casi tres semanas después vuelvo para actualizar el blog. Digo actualizar porque en esta sociedad moderna donde todo se actualiza, o te renuevas tú, o mueres. Hoy en día todo se actualiza: el correo, el sistema operativo, el software, etc.
     El tema no es éste. Osea que al lío.
     Desde la ultima entrada del blog han ocurrido muchas cosas: Nadal ha vuelto a ganar, y dos veces, eso si, sin el nombrado y temido Djokovic. El puto Madrid ha ganado la denostada y aplastada copa del Rey. En estos momentos creo que están llorando por la precipitada eliminación de la champions, en fin cosas del fútbol. Después, también ha sido mi cumpleaños; el día de San Ezequiel, vamos, un día más, sin....más. Pero, citando a mi suegro, insisto, este tampoco es el argumento del titulo de la nueva entrada.
     Hoy hablo de los hijos. Pero no los que nos rodean, si no los que hemos perdido, o bien porque nos los han quitado, arrebatado, robado o incluso matado.
     No nos cansamos de oír día a día, como cada vez son más los asesinatos que se producen sobre la persona de nuestros hijos, y en la mayoría de casos a manos de otros hijos, otros menores. En casos aislados también por facinerosos de ámbito variado, y en multitud de ocasiones por mayores de edad, los llamados, técnicamente buscando una justificación medica; implícita en el mismo nombre, pedofilos o pederastas. A estos últimos hoy los dejare a un lado. Y profundizare sobre los otros, los de la navajita en el bolsillo, los del tú que miras, los del dame lo que tengas. Los mismos que se envalentonan con sus adlateres  cobardes, que al igual que ellos, se cagan patas abajo cuando el destino les es adverso. Esos que cada fin de semana salen a cazar como salvajes y les da igual que clase de presa sea, lo importante es apagar la sed violenta que alimenta su ser, su vida; una vida que ahogan con un cartón de vino de marca blanca, una cocacola, mucho alcohol puro, litros de gasolina, algunos vatios y una gran dosis de desorientación. De camino social erróneo, de base educacional fracasada, de consentimiento policial y judicial nulo. Chicos que se empeñan por dejar a familias destrozadas, sin alma, sin sentido, sin rumbo. Familias que se levantan con la incertidumbre de un día más y sin quererlo se acuestan con el vacío de un ser querido, el mismo vacío que estos personajes tienen en sus cabezas, el vacío moral de unos padres que no supieron decirles ¡no! la primera vez, el vacío legal que temieron cuando no les dieron la primera ostia. Madres temerosas cuando llega la hora limite, la hora de los depredadores, la hora en que se espera una llamada alentadora, tranquilizadora. Esa llamada que al final llega, pero rodeada de luz de emergencia, con un halo funesto, con la ruptura de la esperanza, con el presagio cumplido, la noticia más temida, la que nunca quisiste oír.
     Mientras, el vampiro de la muerte sigue tranquilo, sigue en su habitad, donde empezó la noche; no le importa nada, nada le preocupa, narra con total indiferencia su hazaña, lo hace sereno, orgulloso, altanero, desafiante; con vaso de plástico en mano, harto de alcohol, harto de sustancias que sacaron lo más deplorable de su persona, que secaron lo poco que le quedaba de humanidad, de sentimiento, de empatía.
     Al final queda lo que expuse al comienzo: madres sin hijos. Unas porque se los han quitado o matado; otras porque los han perdido o no los tuvieron jamás.
     En otros medios aparecen más noticias de otras maneras de perdida de hijos, esta vez a manos de los más venerados, respetados y en ocasiones adorados. Personas que fueron tocadas por la mano divina, y que se empeñan en tocar con las suyas a otros porque les parecen divinos. Curas. Curas de nombre no de verbo, de verbo divino, celestial. De labia con la que intentan llevarnos al paraíso, al edén. Y lo único que consiguen es llevarlos al infierno de sus fantasía, al averno de sus perversiones. Sacerdotes que no cumplen con su objetivo, el de enseñar y guiarles. Destrozan sus vidas, desde la infancia que ellos recogen, hasta la madurez que recordarán para siempre. Pastores del señor, que equivocaron como aldeanos profundos el sentido original de la oveja. Humillaron su dignidad, vilipendiaron su honor, denostaron su bondad, utilizaron su ingenuidad, la pusieron de rodillas, a su servicio. Vejaron su infancia, la disfrazaron de blanco y en nombre del Dios les obligaron a comulgar, no con ruedas de molino, si no a pasar por la rueda, la piedra, tan dura como la de una aceña.
     En otros casos no los deshonran, Simplemente los roban para venderlos al mejor postor, a gente de bien, a familias que no pudieron tenerlos de manera natural por mucho que rezaron a su Dios. Por mucho que intentaron otras formas más terrenales, más legales. Su Jesús nació de manera providencial, por la mano espiritual. Por qué ellos que tanto le han dado, no reciben nada a cambio. Y llegó, llegó la señal en forma de monja, de cura, de doctor licenciado en el OPUS, llego la formula mágica. El Hurto divino. Otra vez con el consentimiento de Dios, porque el lo quiso así, y así ha de ser.

jueves, 7 de abril de 2011

Hipercor Vs Mercadona

     Estamos inmersos en una cada vez más caduca crisis, digo caduca aún buscándome enemigos, pues pensarán que de caducada nada, pues esta se haya en pleno ojo del huracán. Yo, al contrario que el resto creo que la desaceleración económica, (sí, soy zapatista) esta al final del trayecto. La razón para argumentar esto es sencilla: Hemos tocado suelo, ahora solo es posible subir. Toda la maquinaria española en pleno, se ha puesto en marcha para comenzar a levantarnos: empresarios, banqueros, políticos...y ahora nos toca a nosotros. Hoy mismamente varios jefes del Hiper han ido a espiar al enemigo; operación MI-5, por el departamento secreto de inteligencia británico. En este caso la operación ha sido menos glamourosa, han ido al Mercadona del barrio.
     Los resultados han sido decepcionantes, se han convencido, por fin, de que somos uno más, yo diría que unos mierdas más. La conclusión es que el Corte Ingles se esta quedando obsoleto; no ya en sus precios y calidad, si no en su apariencia, servicio, formato, dirección, marketing y estructura; física y logística. Intentare explicarlo brevemente en comparacion con Mercadona: La calidad precio, dejó de existir hace mucho en el CI, quedando solo el precio, ese sí lo mantienen y con creces; por el contrario la imagen esta muy manida, vista y anticuada; el servicio es de todo menos profesional, experto y personalizado. En Mkn te orientan, acompañan y asesoran; el formato de dirección de ECI esta más acorde con una multinacional del sector inmobiliario o comunicaciones, que con el de Grandes almacenes y supermercados; la estructura que poseen ya no tiene cabida en el mundo de mercado actual. Esos macro edificios, esos enormes pasillos imposibles de llenar, esto ya no se lleva, no ahora, tardas más en llegar del parking a tienda que hacer toda la compra en un Mkn. Y por ultimo el personal, hay más jefes, osea personal no productivo, que empleados profesionales; de cada 10 trabajadores: 1 es director, 3 gerentes, 4 mandos intermedios y tan solo 2 curritos; esto a lo mejor no es exacto, pero casi casi. En Mkn, todo es al revés, desde el primero al ultimo tiran del carro literalmente. La única excusa que queda al directivo de ECI es, que nosotros tenemos más variedad y no tanta marca blanca, y es cierto, y además  olvidan, que ellos tienen también más sueldo y más números rojos en el calendario, osea, domingos libres ¡coño!.

lunes, 4 de abril de 2011

Rafa Nadal

     No hace ni 24 horas que Nadal ha perdido otra final, una más en lo que va de año. No parece nada importante si no fuera porque la ha perdido con el mismo jugador. Esto tiene dos lecturas: una; que es posible que ya no sea el mejor jugador,  o por lo menos el más luchador, y dos; que su ciclo, ese que llevan vaticinando sus detractores, parece cada vez más cerca, no porque él este bajando el rendimiento, no, en esto sigue estando en lo más alto; quitando a este jugador que mencionamos, al resto los tiene a raya y cada vez más alejados, Federer incluido; si no, me refiero a que ahora, esta vez, si parece haber un sustituto. En anteriores ocasiones, o bien cuando perdía, o bien cuando se retiraba por lesión; los sabios del tenis le auguraban un final inminente, pero no encontraban alguien a quien pasarle el testigo, y por eso al tiempo, corto tiempo dicho sea de paso, tenían que rectificar y volver a asombrarse por este portento del tenis y rendirse ante un nuevo titulo, un nuevo Slam, un nuevo record, un nuevo mordisco. Esta vez seguramente ocurra lo mismo y volvamos a verle, no tardando mucho, rebozarse en arcilla, tirando las muñequeras al publico, desafiando puño en alto a su rival al grito de ¡Vamos!, sumando otra estrella en su raquetero, dando un trofeo de subcampeón al enemigo; seguramente, como digo, lo veamos otra vez, pero hoy las sensaciones son otras. Se sabia que había jugadores más técnicos, con mejor saque, más jóvenes, incluso más veteranos; pero lo que no existía, hasta ahora, eran jugadores más fuertes, luchadores y con mentalidad de acero. Ayer hizo asomo un posible candidato con estas características para ser el sustituto, pero como decía una película, "Para ganarme hay que luchar a muerte, darlo todo, tener valor de enfrentarse a mi; y para eso hay que estar dispuesto a perderlo todo". No se si le arrebatara el Nº1, no se si le volverá a ganar,  pero lo que sí tengo claro es que Nadal no ha dicho su ultima palabra, no ha dado su ultimo golpe. Este duelo no ha hecho nada más que comenzar.

domingo, 3 de abril de 2011

!!Za-pa-tero, su-ce-sión¡¡

     Ya ha llegado, la noticia ha saltado. Lo que la mitad del país esperaba y la otra mitad deseaba, ya ha ocurrido. El Sr.D. José Luis ha anunciado su no candidatura a la presidencia de España. Hay un dicho español que dice: cuando las barbas de tu vecino veas cortar...bla..bla..bla..
Cartel de prohibido
     No se si Rajoy estará remojando sus barbas, ablandando sus ideas, desconozco si mesara su perilla cana con el fin de vaticinar su próximo rival. Pero lo que si tengo claro es que la parte más  conservadora del país lo recibirá con las manos abiertas. Creen que es el salvador, el enviado, el líder de una patria perdida entre índices positivos y números rojos. Auguran para su persona la total capacidad para devolver a el país ese brillo que dicen hemos perdido; nosotros y todas las personas que han visto como sus nominas dejaban de llegar de manera mensual a unas oficinas financieras, que curiosamente  además de ser las causantes de esta global crisis, han mirado hacia otro lado a la hora de tirar del carro de la roja, y su único objetivo fue el de asegurarse la ayuda perpetua de un gobierno al que ahora dan la espalda, mientras ellos miran hacia delante con aires altaneros y renombre de Banco que le reporte una bolsa llena sin importarles su pasado. Entre tanto, los humildes parados, antes mileuristas laborales, ahora mileuristas subvencionados jadean, proclaman a grito perdido el nombre de Mariano, e incluso ondean banderas con águilas de libertad y se erigen en fachas de pedigreé sin acordarse y olvidando por completo, que lo que les llevo a esa debacle fue el creerse pijos obreros, clase alta de barrio, solventes a día 30, con hipotecas a años: 30. Sueñan equivocadamente que cuando haga entrada el califa del PP en la moncloa, acto seguido, sus antiguos jefes les llamaran para ofrecerles el puesto de trabajo que dejaron bacante y durante ese tiempo se les ha estado guardando, creen también, erróneamente, que el director del banco, otrora caja ahorros, se pondrá en contacto con ellos y les dirá a algunos: "Pasaros por aquí a recoger las llaves del piso que os quitamos" y a otros "Podéis recoger las tarjetas  Oro y los prestamos personales que ahora sí, os hemos concedido", todo ello en aras de la nueva vida que nos llega, una vida que tuvimos y nos negamos a no poder recuperar, aunque sea soñando ilusamente y poniendo nuestro porvenir en manos desconocidas, manos sospechosas, manos contrarias a nuestra ideología y clase social, a gente sin conciencia humana, pero eso si, con mucha mano derecha... muy de derechas.