buscar este blog

jueves, 26 de enero de 2017

El Cuadro



     Hicimos la foto. Fue cuando Marta era "modelo" y yo "fotógrafo". También era cuando formábamos una familia.
     Esa foto siempre me gustó. Era especial: su contenido, su encuadre, sus colores, su significado.
     Estuvo en mi cabeza mucho tiempo, en ocasiones pensé en plasmarla en un cuadro al oleo u otra clase de pintura, los artistas ya los tenía decididos, al final deseché esa opción por la poca convicción que me daban los elegidos.

     Esto ocurrió hace mucho, años incluso. Pero el tema seguía ahí guardado en el cajón de los proyectos . Tiempo después llegó el fatídico momento, algo más tarde la tremenda alegría, y por último otro componente más, y esto hizo que el cajón se fuera cerrando poco a poco. Luego llegó nuestra casita de campo, y eso lo cambió todo.
     Parecía que jamás se fuera a tocar más el tema del famoso cuadro que persistía en mi mente. Pero... había que adornar y decorar la casa. Y volvió a pasar de nuevo más tiempo aún. Cuadros, lámparas, cortinas, muebles y demás, todo un año lleno de idas y venidas cargados de ideas y planes para aportar a la casita el encanto que queríamos.
     A mi desde el principio me gusto un cuadro de un mapa antiguo, de tamaño considerable, que se sostenía bajo un marco recio de madera como el de los colegios de hace años. Era algo costoso pero no me importó, lastima que no hubiera más y ese no se vendiera. Al final optamos por el plan B, algo más sobrio, menos original y por lo tanto... algo que  no me llenaba.
     Seguía pasando el tiempo, y cuando me sentaba en frente de aquella construcción de chapa que sustituía al mapa de mis sueños, notaba que faltaba algo o... que sobraba.
     Un día me decidí. Dije: Marta, te doy una semana para que me decores esta pared de nuevo. La idea le gustó, y volvimos a retomar la idea del mapa del año anterior aprovechando  que el nuevo catalogo de la tienda llegaba a nuestro buzón. Pero nuevamente el destino quiso ser adverso, y, o bien no lo tenían en tiendas, es decir, solo en web, o no se enviaba por contra reembolso. De nuevo mi frustración. Lo daba por perdido: "le den al puto cuadro" ladraba yo indignado.

     Un día Marta me ofreció otra opción: Una página web donde se hacían a medida cuadros en lienzo o metacrilato que tu quisieras y... entre sus dibujos aparecían mapas parecidos al que yo en su día quería. Me puse manos a la obra: elección de tamaño, forma, grosor y modelo. Solo faltaba elegir qué mapa, de todos los que allí había, me gustaba más. Se le podía dar más o menos textura, color o tono. Esto me llevo algún que otro día más, pues no estaba seguro qué sería lo mejor.
     Un día libré, y dije: "Hoy lo elijo y lo pido ya" y cuando estaba en ello, en una casilla en la parte superior anunciaba que también se hacían cuadros de una foto que "tú" eligieras¡¡¡ Saltaron la alarmas, saltó a mi cabeza el proyecto de hace años, se abrió de golpe el cajón que se cerro antaño.
     Me puse como loco a buscar la famosa foto que hice hace años, rebusqué en archivos, removí aparatos móviles, ordenadores, discos duros... al final lo encontré. 
         Ya solo faltaba enviarla... pero otro contratiempo retrasó nuevamente la operación, el archivo tenía que pesar más de 300kb y éste solo llegaba a 280kb, desistí por completo y empecé a elegir mapas otra vez. Pero una idea me alumbró cuando estaba en esa tarea: ¿y si edito la foto con un editor y en ese proceso la meto más información y con ello más peso? De nuevo las prisas y el atropello, busqué el editor, bajé la foto, le metí cuatro cambios y cuatro filtros y conseguí que llegara a 1080kb, de sobra.

     Por la noche ya con Marta perfilamos el pedido y por fin le di a enviar. A ella le sorprendió que hubiese elegido aquella foto que apenas recordaba, la idea le pareció buena y el pedido se ejecutó.
     Solo faltaba esperar. 72 horas. Día de envío sábado. Recepción en la casita.
     Todo sobre los planes, cuando el de la agencia llegaba a la puerta, Marta aparecía por la calle. Lo recepcionó, lo pagó, y lo guardó. No lo puso, y ahí está la clave, solo lo planteó encima del sofa para ver cómo quedaría, le gustó, me envió una foto y lo guardó en la habitación para ponerlo el finde siguiente cuando ya estuviera yo también. 

     20 de enero, viernes, el finde esperado. Llegamos pronto aunque ya de noche. Yo a lo mío: repasar grifos, grados, calderas, y demás; Marta a lo suyo: guardar trastos, comida y apañar a los Nanus. Todo ok. Creo que me merezco un cubatel. De pronto me dice: "Qué, ponemos el cuadro o qué", mejor mañana, dije yo. Y ella como si un espíritu la hubiese  poseído contestó: "No, se pone hoy, mañana ya veremos", y eso hicimos, ponerlo. 
     
     Quedó bastante bien. Ya estábamos todos en nuestra casita: Marta, Nanus, yo y... ella. Por fin juntos un montón de tiempo después. Pero... ¿Cuánto?
     Al día siguiente transcurrió con total normalidad, pusé un grifo nuevo, un logro para mí, y abonamos algunos árboles frutales de la parcela, poco más a parte del disfrutar de todo aquello nuevamente.
     Lo curioso llegó al día siguiente, domingo 22 de Enero. La anécdota llegó en forma de aviso o mensaje: Google informaba a Marta de que hoy hacía 5 años de la publicación en su página de una foto... Sí, la famosa foto. Eso indicaba que probablemente la foto fuera tomada originalmente dos días antes, es decir, el 20 de enero de 2012, y por la hora en que solíamos hacer el reportaje fotográfico, calculo que sería casi casi, la misma hora en que, 5 años después yo colgué el cuadro en la pared.

     No pretendo buscar similitudes disparatadas ni casualidades paranormales, ni emular a Cuarto Milenio. Solo digo que una vez más un sentimiento interno pasado puede condicionar un presente con el fin de representarse para siempre en el futuro. O tal vez sea pura coincidencia, no lo creó, lo único que sé es que cuando revelé esa foto hace 5 años sabía que iba a ser especial, lo que ni yo ni nadie sabía era el porqué lo iba a ser, ni la historia tan triste que, todavía hoy, esconde ese lienzo.

     "Me gustaría pensar que fue "ella" desde allí la que, con su magia, movió los hilos del caprichoso destino con el fin de que supiésemos, que aunque lejos... sigue estando con nosotros"




                 "Te lloré como para rebosar mares... como para reflotar naves"  MALVA - M. Garcia