buscar este blog

jueves, 27 de julio de 2017

Piloto Automático




     Me encontré ayer de casualidad con esta... metáfora. Hacía referencia al modo de vida que la mayor parte de la gente lleva. Ésta, entraba de lleno en mi teoría del comportamiento borreguil que adoptan las personas, aquellas que no meditan ni un instante el porqué o el para qué. 
     El piloto automático se usa principalmente en los aviones, pero también en otro tipo de vehículos o transportes: barcos, trenes, camiones, etc. Éste, no es más que otro sistema que se incorpora para minimizar el factor humano, léase aquí factor humano como claro ejemplo de eufemismo de error humano.
     La principal característica de este avance es el tomar los mandos o control por parte de un sistema artificial inteligente que previamente se ha configurado basado en unos parámetros, premisas y datos técnicos, con la finalidad de ayudar al humano, es decir, evitar que la improvisación, la emoción, el azar o simplemente la intuición puntual en un momento dado, pueda ocasionar un desastre.

     Para este tipo de cuestiones, en que todo tiene que ir sobre lo previsto y sin alteraciones posibles, el sistema es perfecto, el problema es cuando este automatismo lo aplicamos a nuestra vida diaria y cotidianidad, porque es entonces cuando nos convertimos en parte de un sistema manipulado, articulado y programado por otros para que nada ajeno a lo establecido ocurra y todo vaya... sobre lo previsto y sin alteraciones posibles. 

     Esto, a corto plazo, es cómodo incluso para el practicante, puesto que deja en manos del sistema - Piloto Automático- su devenir, y éste transcurre, en teoría, placido y sin sobresaltos.
     Pero qué ocurre cuando abandonamos nuestro ser, nuestro sentido, cuando anulamos nuestros sentimientos, cuando dejamos de investigar, de probar otros caminos, cuando no contradecimos la versión ortodoxa ni ponemos en tela de juicio esa ruta facilona que unos ingenieros programaron en el sistema de nuestro navegador. Pues que nos convertimos en armatostes deambulando por ahí, ya sea por mar, tierra o aire; donde solo hace falta una gran torre de control (y libre?) para hacernos llegar a ese destino que previamente nos gravaron mediante consignas virtuales, y nos hicieron comprender que ése era nuestro fin, nuestro destino.

     Dónde se ve y se aprecia esto? en cualquier situación diaria. Pero esto no es nada nuevo, que va, ya se iba denunciando hace años con el conocido refrán: "si culo veo, culo quiero" solo que ahora ya sabemos quién nos dice qué culo anhelar, en qué momento desearlo y cuánto vale. 

     Ejemplos...? mil: No creo ni en dioses ni en religiones, pero me caso por la iglesia y bautizo a mi niño -PILOTO AUTOMÁTICO. Sé que me va costar atender como se merece a mi hijo, aun así lo tengo, ya me lo cuidaran otros - PILOTO AUTOMÁTICO. Veo que la gente publica con ingenio sus cosas por la red, aun careciendo yo del mismo, subo hasta el color de mis bragas - PILOTO AUTOMÁTICO. Han dicho que lo cool es Cádiz; llenemos sus costas de toallas -PILOTO AUTOMÁTICO. Que no, que no, que ahora es Almería; recojamos los trastos y vayamos para allá - PILOTO AUTOMÁTICO. Que han dicho que a correr... al Decatlon a por el disfraz y a tirarme a la calle a 40º -PILOTO AUTOMÁTICO. Que no, que no, que ahora es bici... a comprar la bici y a seguir bajo esos 40º pero a más velocidad - PILOTO AUTOMÁTICO. Que se oye que lo que peta ahora es Instagram... a subir fotos del culo.... que no, que no, que lo que lo peta son las piernas... a enseñar pata... que no, que no, que eso esta out, ahora es la espalda y si se puede algo más... a despelotarnos y subir nuestra intimidad - PILOTO AUTOMÁTICO. Coño, que ahora lo que se lleva es quejarse de lo que suben... a bajarlo otra vez y a reclamar al maestro armero -PILOTO AUTOMÁTICO. Que veo por la TV ( a ver dónde coño va a ser) que a los niños se los pixela y se les cuida de las RRSS... ¡vaya! ya es un poco tarde, tengo mi History Book en la nube, aun así mandaré una queja por escrito con amenaza incluida a todo aquel, excepto yo, que no cumpla con ello, un escrito claro esta, a través de twiter- PILOTO AUTOMÁTICO.

     Sobran ya más ejemplos, ha quedado claro en qué situaciones, sin dejarnos atrapar por la cordura, por el sentido común o por la racionalidad; apretamos el botón de Piloto Automático y ... nos dejamos llevar; no sea que volar, correr o navegar a contra corriente nos excluya de este sistema, nos señale con el dedo o lo que es peor, me prive de unos likes
     Pero no es en la obsesiva manía de la RRSS en las que hago hincapié, no, esas son hasta... comprensibles, porque entran en el ámbito del ocio y del entretenimiento, y quién somos nosotros para decir a la gente cómo entretenerse; para eso ya esta el sistema. Es en el resto de situaciones diarias de calado más profundo donde ponemos, sin prejuicio alguno y sin dudas, el Piloto Automático, y dejamos que sean ellos, no solamente los que decidan qué hacer durante el ocio, sino, también: en la vida sentimental, laboral; en la forma de vida espiritual, religiosa, política; y hasta en la formación intelectual. Son ellos los que forman tus gustos y costumbres, los que definen tus tendencias para hacerte formar parte de una tradición, una forma de comprender la vida que no debe ser errónea puesto que la mayoría lo hace, y si en ese transcurso ideológico llegas a perderte porque aparecen pequeños trazos humanos que hacen plantearte todo de nuevo, no te asustes, no entres en pánico: pulsa el botón del Piloto Automático y recuperarás tu rumbo al paraíso prometido.
      Porque cuando el factor cognitivo hace presencia... el sistema esta ahí para combatirlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario