buscar este blog

miércoles, 6 de marzo de 2013

Un poco de luz.



Hoy sólo pido para ti.
Hoy sólo pido un deseo y no es mio.
Sólo quiero robar un rayo al sol, un destello a la luna,
arrancar un trozo de brillo a la estrella más lejana.
Hoy sólo pido un poco de luz. Luz para tus ojos.

Mi deseo es sencillo, grato.... humano.
Sólo quiero verte sonreír de nuevo, ver tu mirada viva.
Quiero que abandones las sombras que te acosan, la oscuridad que te persigue; que sortees con facilidad las trabas que tus ojos ponen en el camino.

Quiero que las manos dejen de ser tu único sentido, que tu instinto te abra el paso.
Quiero que dejes.... de imaginar, de intuir, de creer en algo que no ves.
Sólo quiero que tu destino esté lleno de luz y contemple todo aquello que te pierdes, todo con lo que sueñas, todo lo que oyes, todo lo que está, aunque no exista si no se ve.

Que no vuelvas a hablar a las tinieblas y la nada te conteste.
Que no discutas con la negrura y el vacío te responda.
Ojalá veas lo más insignificante: la mancha de una tele vieja, el rojo incandescente en el acero de una estufa, el dorado de un hornazo, el glaseado de un bollo, la bandera en una talanquera, el vapor de una paella.
Ojalá aprecies lo más valioso: la risa de un bisnieto, la alegría de una hija, la armonía en una mesa, la felicidad de unos padres, el devenir del tiempo, las arrugas de una piel enjuta, las canas que el destino dibujó con gracia.

Que nos hables y nos miremos a los ojos, que vean lo que muestran, que salgan a la superficie y escapen de ese mar de lagrimas, esas que ahora separan..... tus ojos de los nuestros.

            Hoy solo pido un poco de luz, Luz para tus ojos.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario